¿Sabes cuál es la lesión más común en el fútbol y otros deportes?

Las lesiones en la zona del pubis son frecuentes en el deporte, siendo la osteítis pubis una de las molestias que más obstaculizan el desarrollo deportivo del atleta. Se presenta con mayor frecuencia en corredores de largas distancias y en atletas cuya principal función es patear, como el futbol asociación, aseveró Daniel Alejandro Rojas Hernández, médico residente de primer año de la especialidad en medicina de la actividad física y deportiva, durante una transmisión en vivo a través de Facebook Deporte UNAM.

“La literatura en la materia indica que los deportistas que están más expuestos, o tienen mayor riesgo de padecer esta lesión, son corredores de larga distancia o atletas de deportes donde se realizan patadas, principalmente en el balompié, ya que al golpear el esférico se hace una extensión de la cadera y posteriormente una flexión abrupta que hace que los músculos se activen súbitamente, pero si es mucha la carga llega la inflamación y con ella la osteítis pubis”, aseveró el médico adscrito a la Dirección General del Deporte Universitario.

“Esta afección es más común en varones que en mujeres, en una relación de dos a cinco hombres por cada mujer. Lo anterior no solamente porque los varones son los que más realizan este deporte, sino por cuestiones de anatomía, de hiperlaxitud”, añadió, con base en la obra: Osteítis Pubis, de Michael Drikx y Christopher Vitale; y Medicina de Urgencias, de Judith E. Tintinalli, publicados en 2022 y 2018, respectivamente.

La osteítis pubis se caracteriza por un estado inflamatorio crónico de la sínfisis del pubis y tejidos blandos subyacentes, que provoca dolor en el área púbica, pero se puede trasladar a otras zonas como la ingle y la abdominal baja. A pesar de no haber un diagnóstico exacto sobre la causa de este problema, la más aceptada es que hay un uso excesivo de los músculos aductores y el recto interno.

“El dolor en la zona afectada aumenta con la actividad física, por lo que la inactividad es lo que se recomienda en estos casos, pues cualquier movimiento en el área púbica e inguinal genera dolor al atleta, además de que, si se hace un esfuerzo físico considerable, pueden aumentar las molestias y afectar otras regiones”, destacó Rojas Hernández.

Daniel Rojas agregó que “últimamente se ha visto que varios de quienes tienen osteítis pubis también tienen antecedentes de pinzamiento femoroacetabular (crece hueso adicional entre fémur y cadera, y se frotan entre sí) o de pubalgia deportiva, que es la alteración de los músculos y tendones que se insertan en el hueso, no tanto de la articulación, como suele suceder en la osteítis pubis. Esta relación es importante porque se ha visto que, al tratarse el pinzamiento, disminuyen o incluso desaparecen las molestias de la osteítis pubis”.

El 90 por ciento de los casos de osteítis pubis se pueden tratar sin la necesidad de una intervención quirúrgica mediante el reposo del deportista de cualquier actividad física que involucre a la zona afectada. El tiempo de descanso puede ser de tres a seis meses, dependiendo de la condición en la que se encuentre el atleta.

“Se debe acudir con un médico del deporte o un traumatólogo para que haya una detección temprana de este padecimiento, descartar algún otro tipo de lesión y regresar de manera gradual a las actividades deportivas”, concluyó Daniel Rojas.

Total
0
Shares
Nota Anterior

Diablos Rojos está listo para Yankees

Siguiente Nota

Sensible baja para la Selección de Alemania

También te puede interesar
Leer más

Músculos Azul y Oro

Alrededor del fisicoconstructivismo gira una falsa creencia por la cual se piensa que los músculos estéticos no son…