Las muertes más impactantes en el futbol

A los 32 años, el japones, Masato Kudo falleció este sábado, esto luego de estar internado durante varios días. La razón de su deceso es a causa de una hidrocefalia, después de casi un mes de hospitalización perdió la vida.

Esta causa es una acumulación de líquido en los ventrículos del cerebro, el jugador nipón estuvo en la MLS jugando con el equipo de Whiecaps.

A raíz de esta extraña muerte, estas son los decesos más extraños en la historia del futbol, algunos han sido adentro de la cancha.

Andrés Escobar

El autogol que costó la vida, durante el mundial de Estados Unidos 1994 Andrés cometió un autogol, mismo con el que Colombia quedó eliminado en fase de grupos. Al regreso de la aventura mundialista, escasos cinco días Escobar fue baleado en un antro, se dice que los jugadores llegaron amenazados al mundial.

Marc-Vivien Foé

Nuevamente la selección de Colombia está involucrada, durante un juego de Copa Confederaciones en 2003 el jugador camerunés, Marc-Vivien Foé, cayó dentro del campo, con la mirada perdida, esto debido a que le dio un ataque cardiaco por una inflamación en el verticilo izquierdo.

Emiliano Sala

En 2019, el jugador argentino, Emiliano Sala viajaba en avioneta hacia Inglaterra para reportar con el Cardiff City, sin embargo, el vuelo no llegó a su destino.  La nave se desplomó de manera repentina, las investigaciones siguen hasta hoy en día y todo hace pensar que el culpable es el piloto de la aeronave.

Antonio Puerta

Sevilla padeció uno de los momentos más trágicos en la historia, el jugador Antonio Puerta, durante un juego ante Getafe el jugador se desvaneció en el campo, fue trasladado a un hospital en donde sufrió una encefalopatía postanóxica.

Total
1
Shares
Nota Anterior

Liga MX: Previa y posibles alineaciones de encuentro decisivo en el Azteca

Siguiente Nota

Pachuca llega a Monterrey para sellar el pase

También te puede interesar
Leer más

Los autos de los futbolistas

Pareciera que los millones que ganan lo jugadores en el futbol europeo no lo gastan en vano, puesto…