El día que Franz Beckenbauer demostró ser un guerrero

El mundial de México 70 nos dejó postales inmaculadas, mismas en donde la justa está catalogada como una de las mejores de la historia. Una de ellas se dio en la cancha del Estadio Azteca, en la semifinal entre Alemania e Italia. El llamado juego del siglo.

El defensa y figura del cuadro de Alemania, Franz Beckenbauer nos regaló una de las postales en donde se demostró lo que significa jugar una Copa del Mundo, lo que es jugar una semifinal y estar muy cerca de la Copa del Mundo.

En una modalidad futbolística en donde los cambios de jugadores eran pocos, en donde la tarjeta amarilla estaba viendo sus primeros días siendo mostrada. El Kaizer tuvo la valentía de jugar la semifinal que ha sido una de las mejores en condiciones poco favorables.

Cerca del final del juego el Kaizer tuvo una lesión en el hombro, misma en donde se le dislocó, al momento de no haber cambios, los médicos de la Selección Tautona decidieron inmovilizar la extremidad y así tuvo que seguir jugando hasta el final del partido.

No obstante, el juego se alargó hasta los tiempos extra, en donde Franz siguió con el brazo inmóvil. Haciendo que esa imagen fuera recordada hasta nuestros días, mostrando la valentía y el amor al futbol que tenía Beckenbauer.

La marca de las tres franjas “Adidas” usó la imagen de Franz Beckenbauer en donde estaba con el hombro dislocado, acompañado de su icónica frase “Imposible is Notting”

La Actualidad del Deporte en Deportrece

Total
0
Shares
Nota Anterior

Franz Beckenbauer, leyenda alemana, ha fallecido

Siguiente Nota

El gran legado y palmarés de Franz Beckenbauer

También te puede interesar
Leer más

Polonia tiembla ante Países Bajos

El nivel de Polonia preocupa a la selección mexicana, no tanto porque tenga un gran nivel, sino porque…